Judías verdes

Propiedades de las judías verdes

Las judías verdes son verduras pertenecientes a la familia de las Fabáceas o leguminosas. Tanto su vaina como su semilla es comestible. Dependiendo de las áreas en las que se cultiva se conocen con distintos nombres comno habichuelas verdes, judías de enrame, frijoles o perote.

Parece ser que fueron los españoles quienes las trajeron a España en el siglo XVI, aunque su consumo no se extendería en Europa Occidental hasta el siglo XIX.

Las judías verdes están compuestas en su mayor parte de agua, por lo que tienen muy pocas calorías y ninguna grasa. Se recomienda su consumo en dietas de regulación o pérdida de peso.

Tienen minerales como potasio, yodo, calcio, fósforo, magnesio y hierro. Estos componentes actúan en la transmisión y generación del impulso nervioso, así como la actividad muscular o el equilibrio de agua en la célula.

Son beneficiosas para el funcionamiento de intestinos y músculos y para la formación de huesos y dientes.

Contienen vitaminas de los grupos C, A y B que intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, síntesis de material genético o formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Su cantidad de beta-caroteno ayuda para el buen estado del cabello, piel, mucosas, huesos e incluso en el funcionamiento del sistema inmunológico. Su alto contenido en fibra ayuda disminuir los niveles de colesterol en la sangre.