La dieta mediterránea

La Dieta Mediterránea es una filosofía de vida basada en una forma de alimentarnos.

La Dieta Mediterránea es una filosofía de vida basada en una forma de alimentarnos, de cocinar los alimentos, de compartirlos, de disfrutar de nuestro entorno y nuestro paisaje, de vivir y de relacionarnos con el medio, de generar arte y cultura, historia y tradiciones vinculados a nuestros alimentos emblemáticos y a su origen.

Nace de la confluencia geográfica, histórica, antropológica y cultural de tres continentes: África, Asia y Europa. Se trata de un patrimonio cultural inmenso acumulado durante milenios y transmitido ininterrumpidamente de generación en generación.

En la Dieta Mediterránea predominan algunos tipos de alimentos como el pan, la pasta, las verduras, las hortalizas, las legumbres o las frutas y frutos secos. Pero, sin duda, su característica fundamental es el empleo del aceite de oliva como principal fuente de grasa.

Aunque la Dieta Mediterránea se viene practicando desde siempre, los beneficios que de ella se derivan se conocen desde hace relativamente pocos años.

Se caracteriza por:

• La abundancia de alimentos de origen vegetal, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos.

• El empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa.

• Un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos.

• El consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas.

• Aportes diarios de vino consumidos con moderación, generalmente durante las comidas